Sopas frías para después de la playa

Me he criado viendo el mar, caminado sobre su arena y oliendo el salitre. Me encanta el verano, esta luz que tenemos en Mallorca, genera felicidad, bienestar y tranquilidad.

Soy de las que no puede vivir mucho tiempo sin ver el mar. Me gusta la arena que se pega a mi piel, sumergirme en esta agua tan azul y estirarme al sol sabiéndome privilegiada de poder vivir el momento.

Cuando acabo una jornada playera, llego a casa y ya tengo en mi frigorífico una sopa fría esperándome. ¡Esto me encanta!

Hoy te traigo unas cremas frías que puedes elaborar antes de irte a la playa y cuando llegues a casa haces lo mismo que yo, te sientas tranquilamente y la disfrutas mucho.

Te recuerdo que en el blog tienes más cremas que podrás ir combinando a lo largo de la semana.

¡Vamos a las recetas!

 

Ajo blanco

Ingredientes:

  • 30 gr de miga pan duro (yo lo hago con pan de centeno)
  • 100 gr de almendras crudas peladas
  • 1 diente de ajo grande
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva AOVE
  • 1 cucharada sopera de Vinagre de manzana
  • Sal
  • 700 ml de agua

Elaboración:

  1. Pones la miga de pan en remojo.
  2. Las almendras si tienen piel las puedes escalfar. Yo las compro ya peladas pero las dejo la noche anterior en remojo. De este modo se activan, esto quiere decir que son más digestivas.
  3. En la batidora pones las almendras, el diente de ajo quitándole el germen para que no repita, el vinagre y el agua. Lo trituras bien y vas añadiendo el aceite poco a poco mientras sigues triturando hasta que quede todo mezclado. Por último, añade la miga y le das una batida más.
  4. La sopa debe quedar muy fina y cremosa. Si te gusta más ligera solo tienes que añadir más agua.
  5. Déjalo reposar en el frigorífico.

Sírvelo bien frio.

 

Salmorejo

Ingredientes:

  • 6 tomates
  • 1/2 calabacín
  • 1 diente de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva AOVE
  • 2 rodajas de pan de centeno o espelta de varios días

 

Elaboración:

  1. Lava los tomates y los troceas. Ponlos en la batidora y una vez triturado pásalo por el chino para que no quede ni la piel ni las pepitas.
  2. Pela el ajo y le quitas el germen. De este modo te resultara más digestivo.
  3. En la batidora pones la crema de tomate, el ajo y el pan. Tritúralo todo muy bien y vas añadiendo el aceite poco a poco.
  4. Debe quedarte una crema muy fina y homogénea.
  5. Por último, corta el calabacín a daditos muy pequeños y lo pones en cada plato a modo de topping.

Recuerda que lo debes servir bien frío.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.