Caso clínico de éxito: síndrome de Sudeck

Sándwich vegano fácil
febrero 13, 2019
Cómo combatir la alergia al polen de manera natural
marzo 15, 2019
Muestra todo

Caso clínico de éxito: síndrome de Sudeck

Hace unos días acudió a mi consulta una niña de 14 años que le habían diagnosticado desde traumatología un esquince en el tobillo derecho, además del Síndrome de Sudeck.

La madre me llamó alarmada y muy asustada por el segundo diagnostico, a ver si yo podía ayudar a su hija.

Antes de seguir y explicar cómo trate esta enfermedad, te voy aclarar de que se trata este síndrome, un tanto raro.

Parece ser que las personas que desarrollan dicho síndrome mantienen su sistema nervioso simpático hiperactivo, provocando que los vasos sanguíneos tengan espasmos continuos produciendo más dolor e inflamación y, en consecuencia, el individuo entra en un estrés permanente, haciendo que se convierta en un circulo vicioso.

 

Sindrome de Sudek

El Sindrome de Sudeck, también denominado síndrome de dolor regional complejo (SDRC), se trata de una enfermedad poco común que suele localizarse generalmente en los brazos y las piernas, en zonas distales… Puede aparecer después de un traumatismo, una lesión, una intervención quirúrgica accidentes cardiovasculares, etc.

Los síntomas más comunes son:

  • Dolor de una intensidad desproporcionada al daño.
  • Alodinia. El estimulo que produce dolor no es objetivamente doloroso, como por ejemplo el roce de la ropa o el aire.
  • Cambios de color en la piel, puede se seca, brillante.
  • Las uñas crecen muy rápido al inicio de la enfermedad y el pelo que cubre la zona es fino y quebradizo.
  • La actividad simpática descontrolada se asocia a unos cambios de temperatura significativos. Evidenciando una piel caliente o bien muy fría producida por los cambios vasomotores.
  • Edema en la zona afectada.
  • Dificultad de movimiento.

Estos síntomas al principio se localizan al rededor de la zona inicialmente afectada, sin embargo pueden extenderse a una zona mucho más amplia a medida que se cronifica la enfermedad.

 

 

Ahora que ya conoces un poco más de de este síndrome, te explico este caso de éxito:

A María en tan solo una sesión disminuyeron los síntomas, hasta prácticamente desaparecer. Así lo confirmo su madre y el equipo de fisoterapía que trata a la niña. Palabras textuales a la madre después de dos días de acudir a mi consulta. “Esta niña ya no tiene Síndrome de Sudeck”.

 

Esta niña, venia con un cuadro de ansiedad y de inmonio, además de el síndrome diagnosticado por su médico.

A Maria le hice un diagnosticó energético, observando la lengua y el pulso.

Con kinesiologia observé que el sistema nervioso también me confirmaba que estaba afectado.

Practiqué la acupuntura en la zona afectada, además de bajar el estrés que le producía su estado.

Le di biosales de Schussler, complentos ortomoleculares y ajuste algunos habitos de su alimentación y sueño.

 

A día de hoy, con tan solo dos citas, María duerme toda la noche, sin síntomas dolorosos, no hay edema y su nivel de estrés ha bajado notablemente.

Tan solo le queda recuperarse del esquince, que es una cuestión de tiempo.

 

 

*Con la acupuntura, la naturopatía, la kinesiología, la nutrición ortomolecular, el PNL, la nutrición higieneista y energética y otras técnicas o enfoques naturistas que utilizo en la consulta, se pueden resolver casos muy importantes.

*Cualquier técnica o recomendación que hago en la consulta no altera ni sustituye el tratamiento que haya sido impuesto por un médico.

 

 

1 Comment

  1. […] Caso clínico de éxito: síndrome de Sudeck […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.