Protección natural a los rayos solares

Ya estamos en pleno verano y a la mayoría de personas nos gusta disfrutar del sol. Sabemos que es necesario y bueno exponernos 20 minutos al día fuera de las horas centrales de sol para que podamos sintetizar la vitamina D, este beneficio lo debemos obtener sin protección solar.

El astro rey como vemos es vital, sin embargo, sus rayos son dañinos si la exposición es prolongada.

La protección contra los rayos UVA y los UVB evitará el cáncer de piel, las lesiones cutáneas, manchas y el envejecimiento prematuro.

Hace ya unos años que se habla mucho del FPS, factor de protección solar o índice de protección solar. Un producto con FPS indica que tiempo puede pasar la piel antes del enrojecimiento o quemadura.

Según el tipo de piel debemos aplicar un índice u otro. Una piel clara con un FPS de 15 podrá permanecer al sol 150 minutos en lugar de 10 minutos que es lo que tardaría en quemarse sin protección.

La piel es el órgano más grande que tenemos, es la primera barreara protectora de nuestro organismo y tiene una función muy importante. A través de ella se absorben sustancias beneficiosas y tóxicas que van a parar al torrente sanguíneo.

Hablando de los tóxicos se pueden incluir algunos filtros solares químicos que actúan como disruptores endocrinos imitando a los estrógenos pudiendo inducir a un cáncer hormono dependiente.

Los filtros solares con más peligro son los que contienen nanoparticulas de:

  • Methyl-benzylidene campor (4-MBC), octyl-methoxycinnamate (OMC), benzophenone-3 (Bp-3) octyl-dimenthyl-PABA(OD-PABA) diethyl phthalate homosalte (HMS).
  • Otros son los parabenes, derivados del petróleo, metales pesados, Ftalatos.

Algunos productos contienen filtros naturales como:

  • Aceite de semillas de zanahoria FPS de 40 el de mayor indicé. Por su cantidad de beta-carotenos se puede utilizar como protector y estimulador de la melanina.
  • Aceite de frambuesas ricos en omega 3 y 6, le sigue en índice de protección al anterior con un valor de 30.
  • Aceite de germen de trigo, su poder antioxidante y su FPS de 20 lo hacen altamente recomendable.

  • Aceite de sésamo su omega 6, zinc y vitamina E permiten que sea un increíble filtro solar.

  • Aceite de almendras ricas en vitamina E, permite suavizar la piel.

  • Aceite de aguacate grasas saturadas y mono-insaturadas

  • Aceite de jojoba contiene ácido mirístico que protege contra los rayos solares.

  • Aceite de nueces de macadamia su contenido en vitamina E y ácido cinámico le confieren una buena protección solar.

  • Aceite de coco y aceite de oliva básicos en la cocina y extraordinarios protectores de la piel.

  • Manteca de karité, reparador y protector de la piel

  • Los protectores naturales nanoparticulas de óxido de zinc y Mexoryl SX (Avobenzona) no confieren toxicidad al producto. 

Qué debemos hacer:

  • Utilizar protectores naturales.
  • Evitarla exposición prolongada al sol especialmente entre las 12 y las 17 horas.
  • Buscar lugares sombreados y frescos.
  • Utilizar ropa de algodón, sombreros o gorras.
  • Tener una alimentación rica en productos naturales, frescos y libres de tóxicos.
Cati Palou

Cati Palou

Estoy enamorada de la salud y del bienestar.

Me he formado en naturopatía, acupuntura, restauración bioenergética, nutrición ortomolecular y muchas otras disciplinas más.

¡Si te ha gustado este post no olvides compartirlo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email