fbpx
Hacer vichyssoise
agosto 29, 2017
Superar el síndrome post vacacional
septiembre 4, 2017
Muestra todo

La cistitis

La cistitis es una infección de la vejiga causada generalmente por bacterias, virus, hongos o parásitos.

La prevalencia de esta enfermedad es mayor en mujeres que en hombres. La edad de mayor incidencia en las mujeres es entre los 20 y los 40 años y será entre un 10 y un 20% que la sufrirán de una manera recurrente. Los hombres suelen padecerla a partir de los 50 años por problemas en la próstata.

En los hombres sucede cuando la próstata es grande y no hay un eficaz vaciado.

La uretra y la vagina están colonizadas por distintas bacterias que son beneficiosas, esta micro flora puede verse afectada por varias razones.

La causa más frecuente de la cistitis en un 80% es la infección por Escherichia coli que se encuentra en las heces, esta accede fácilmente hacía la vejiga. En las mujeres es más fácil porque la distancia entre el ano y la vagina es más corta.

Otras causas a tener en cuenta son el uso de anticonceptivos, de espermicidas, de antibióticos, la falta de higiene, las relaciones sexuales, el cambio de pH de la flora vaginal, el exceso de humedad…

Tener un buen flujo de orina nos conviene porqué a través de ella se arrastran los microorganismos patógenos, además la mucosa vesical y las secreciones de la próstata son protectoras por tener propiedades antimicrobianas.

 

Síntomas característicos de la cistitis:

  • Ganas de orinar frecuentemente o poliuria.
  • Sensación de ganas de orinar sin apenas orina.
  • Dolor al orinar o disuria.
  • Dolor al tener relaciones sexuales.
  • Quemazón al orinar.
  • Orina turbia.
  • Hematuria (orina rojiza).
  • Presión en el pubis, bajo vientre.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Náuseas y vómitos
  • Malestar general

 

Consejos para prevenir la cistitis:

  • Beber suficiente agua para orinar y arrastrar los gérmenes.
  • Vaciar con frecuencia la vejiga.
  • Después de mantener un acto sexual miccionar.
  • Evitar los lavados vaginales frecuentes ya que pueden cambiar el pH vaginal.
  • Evitar que la zona este húmeda y fría.
  • Aplicar calor en el bajo vientre.
  • Cambiar con frecuencia el salvaslip, las compresas, tampones y copas vaginales.
  • Después de defecar limpiar de adelante hacía atrás para no arrastrar bacterias a la vagina.
  • Comer frutas y verduras con frecuencia evitando los azúcares y harinas refinados y el exceso de proteínas de origen animal para mantener un pH orgánico neutro y/o alcalino.

 

Tratamiento natural para la cistitis:

  • Jugo de arándanos rojos.

Una investigación realizada en los hospitales Quirón y General Universitario de Valencia publicada en BMC urólogy comprobó que el consumo de PAC (taninos que se encuentran dentro las proantocianinas) previenen la cistitis. Además contiene un componente que es un inhibidor que se encarga de la adherencia de la E.coli llamada manosa resistente.

  • Zumo de limón, estimula el sistema inmunológico por su vitamina C y alcaliniza.
  • Uña de gato, aumenta la inmunidad.
  • Echinacea, aumenta la inmunidad.
  • Infusión de perejil favorece la función renal y la producción de orina.
  • Agua de cebada tiene efecto diurético y limpia el tracto urinario. Prepara un litro en ½ taza de cebada dejar que se cocine 45 minutos, una vez hecho esto dejar que se enfríe y colarlo, beberlo durante el día.
  • Jugo de rábano contiene propiedades antibióticas y diuréticas. El rábano y los rabanitos se pueden comer crudos.
  • Bebida de malvavisco, dejar en remojo toda la noche cuatro cucharadas en un litro de agua y beber al día siguiente.
  • Agua con bicarbonato de sodio ayuda a que las bacterias no se adhieren.
  • Infusión de hojas de abedul entre otras propiedades destaca la antifúngica.
  • Comer ajo crudo es un gran antibiótico.
  • Vinagre de manzana reduce la inflamación.
  • Aceite de coco y agua de coco.
  • Los espárragos purifican las vías urinarias.
  • Los alimentos que ayudan a prevenir la cistitis son los que contienen taninos, quercitina y vitamina C es decir cítricos, manzana, piña y frutillas rojas, también la uva negra por los taninos, los alimentos probióticos como kéfir, tempeh, las verduras por su efecto prebiótico.
  • La complementación con probióticos puede ser beneficiosa.
  • Este tratamiento lo debe supervisar su terapeuta.

*Cuando sientas alguno de los síntomas anteriormente descritos debe acudir a su médico o terapeuta que haga una valoración del caso.

Una cistitis debe ser debidamente tratada, de no ser así puede desembocar en graves consecuencias*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.